benitogomezencocina003

NUESTRO TRABAJO

El equipo, joven, comprometida y entusiasta, cuenta tras los fogones con ocho profesionales con Benito Gómez a la cabeza y Juan Carlos Hernández de jefe de cocina. En la sala, Miguel Conde, su jefe y director de sala, recibe y atiende a los comensales guiándolos a través de la experiencia de Bardal.

Un gran restaurante es sinónimo de un gran equipo. De profesionales que saben que el todo es mucho más que la suma de las partes, que un restaurante es más que una cocina, una sala y una bodega.

Nuestros Platos

La materia prima es lo más importante

Innovación y Tradición

Una cocina muy personal y diferente. La carta no existe. En Bardal trabajan con menú degustación y con productos que ofrece el mercado en el día. El chef Benito se sumerge en la riqueza gastronómica rondeña y construye una propuesta culinaria que se sustenta sobre su experiencia laboral y tradicional. Su inspiración bebe de las fuentes del recetario popular andaluz al que mima y conjuga con su gran técnica y dominio de las materias primas.

En cualquiera de los menús degustación cada plato es arte. Por dar algún ejemplo de la calidad gastronómica que despliega Benito Gómez y su equipo, son de sobresaliente la sopa fría de coliflor y almendra, coliflores en curtida, brócolis, aceite de curry y pimentón de de espelette, o la espléndida templada en escabeche con cebolla rustida y manzanilla pasada. O ¿Cómo no? La lubina con emulsión de hinojo o la sopa fría de algas, tapioca de aceite de olivas y huevos de codorniz.  Acompaña esta memorable experiencia gastronómica una selecta bodega con más de 180 referencias, nacionales e internacionales, entre las cuales están presentes los mejores vinos de la zona.

Innovación y Tradición

Una cocina muy personal y diferente. La carta no existe. En Bardal trabajan con menú degustación y con productos que ofrece el mercado en el día. El chef Benito se sumerge en la riqueza gastronómica rondeña y construye una propuesta culinaria que se sustenta sobre su experiencia laboral y tradicional. Su inspiración bebe de las fuentes del recetario popular andaluz al que mima y conjuga con su gran técnica y dominio de las materias primas.

En cualquiera de los menús degustación cada plato es arte. Por dar algún ejemplo de la calidad gastronómica que despliega Benito Gómez y su equipo, son de sobresaliente la sopa fría de coliflor y almendra, coliflores en curtida, brócolis, aceite de curry y pimentón de de espelette, o la espléndida templada en escabeche con cebolla rustida y manzanilla pasada. O ¿Cómo no? La lubina con emulsión de hinojo o la sopa fría de algas, tapioca de aceite de olivas y huevos de codorniz.  Acompaña esta memorable experiencia gastronómica una selecta bodega con más de 180 referencias, nacionales e internacionales, entre las cuales están presentes los mejores vinos de la zona.

Nuestro Sueño

Tras diez años al frente del bar de Tapas ‘Tragatá’, decidimos iniciar una nueva etapa con ‘ Bardal’, con una implicación emocional que llegara a todos y cada uno de los detalles alrededor de la experiencia de nuestra cocina.  El restaurante surge de la necesidad de crear nuevas sensaciones en una cocina más amplia y libre.

“Hacemos la cocina que nos apetece y cuando nos apetece, ya que ese es mi reto personal a la hora de poner en marcha este restaurante; hacer una cocina libre, con productos locales  y sin ningún corsé establecido”